miércoles, 25 de diciembre de 2013

Ha venido al mundo aquel por quien fue hecho el mundo


Mirad cuán grande era su pobreza: van a una posada; pero el evangelista no dice que ésta se hallara en la carretera principal, sino en una vía secundaria, es decir, no se encuentra en el camino, sino a la vera del camino; no en el camino de la ley, sino en la senda del evangelio, senda en la cual ellos estaban. En ninguna otra parte había lugar alguno disponible para el nacimiento del Salvador, más que en un pesebre en el que se ataba a las bestias de carga y a los asnos. ¡Ay, si pudiera contemplar aquel pesebre en el cual reposó el Señor! Hoy en día, en honor a Cristo, hemos limpiado la suciedad de aquel lugar y lo hemos adornado con objetos de plata, aunque para mí tiene más valor aquello que se quitó. Propio es de paganos el oro y la plata; la fe cristiana prefiere, en cambio, aquel otro pesebre lleno de estiércol. Aquel que nació en ese pesebre rechaza el oro y la plata. No es que esté criticando a quienes, con el fin de tributarle un honor, obraron de tal modo (así como tampoco a aquellos que en el templo fabricaron vasos de oro): lo que me admira es que el Señor, creador del mundo entero, no naciera en medio del oro y la plata, sino en un lugar lleno de lodo.”

San Jerónimo, Homilía para la Natividad del Señor.



“Hoy es el día en que vino al mundo aquel por quien fue hecho el mundo; en que se hizo presente por la carne aquel que nunca estuvo ausente por el poder; por cuanto estaba en este mundo y vino a lo suyo. En el mundo estaba, pero el mundo no le conocía; porque la luz resplandecía en las tinieblas y las tinieblas no la comprendían. Vino, pues, en la carne para limpiar los vicios de la carne. Vino en la tierra medicinal para con ella curar nuestros ojos interiores que había obcecado nuestra tierra exterior, a fin de que sanados éstos, nos hagamos luz en el Señor los que fuimos antes tinieblas, y ya la luz no resplandezca en las tinieblas presente a los ausentes, sino que aparezca cierta a los que le miran. Para esto procedió el Esposo de su tálamo y saltó como gigante para correr el camino (Ps. 18, 6). Hermoso como esposo, fuerte como gigante, amable y terrible, severo y sereno; bello para los buenos y áspero para los malos. Permaneciendo en el seno del Padre, llenó el vientre de la Madre. En el tálamo, esto es, en el vientre de la Virgen la naturaleza divina unió a sí a la humana; allí el Verbo se hizo carne por nosotros, para que procediendo de la Madre habitase entre nosotros, y para que precediéndonos al Padre nos preparara donde habitásemos. Celebremos, pues, solemnemente este día llenos de alegría y esperemos fielmente el día eterno por aquel que siendo eterno nació para nosotros en el tiempo.

San Agustín, Sermón 195, n. 3.

“A todos hablo; a todos lo digo. Haced en el interior del alma lo que admiráis en la carne de María. El que de corazón cree para la justicia, concibe a Cristo, y el que de boca le confiesa para la salud, pare a Cristo.”

San Agustín, Sermón 191, n. 4.

“Por cuanto es Cristo la Verdad, la paz y la justicia, concebidle por la fe y dadle a luz por las obras; para que lo que hizo el vientre de María, en la carne de Cristo, lo haga vuestro corazón en la ley de Cristo.”


San Agustín, Sermón 192, n. 2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario